Las 10 claves al revisar el balance de situación

Las 10 claves al revisar el balance de situación

 

Nos acercamos a final de año y es importante revisar el balance de situación de nuestro negocio para confirmar que todo está en orden y no llevarnos sorpresas de última hora.
Pero antes de nada, vamos a refrescar algunos conceptos sobre los balances de empresas, empezando por qué es y qué información nos da un balance de situación.

¿Qué es el balance de situación de una empresa?

Si tienes un negocio o una empresa es muy probable que ya estés familiarizado con lo que es y para qué sirve un balance de cuentas de un negocio pero no viene mal de vez en cuando refrescar algunos conceptos.

El balance de situación, por explicarlo de una forma gráfica, viene a ser como una fotografía o una radiografía del estado de tu empresa en un determinado momento. Por lo tanto, la situación del negocio hoy atendiendo a su balance de situación puede no tener nada que ver con la situación dentro de una semana.

¿Qué partidas forman el balance de situación?

En realidad el balance de situación de un negocio no deja de ser un informe en el que se muestran de un lado los bienes y derechos de propiedad que tiene la empresa y del otro las obligaciones y deudas contraídas con otras empresas o terceros.

Es lo que siempre oimos del activo y el pasivo de una empresa. Los activos son los derechos y bienes del negocio (instalaciones, maquinaria, mobiliario, marcas y patentes, materias primas, dinero en cuenta, etc…) y el pasivo es todo lo que debe la empresa. Por ejemplo, los préstamos que contrae con bancos y entidades financieras. Es decir, todos aquellos recursos que tienen como finalidad la financiación de la empresa. Y luego, dentro del pasivo hay que diferenciar entre pasivo corriente y pasivo no corriente, pero esto ya daría para otro post… 😊

claves balance de situación empresa

¿Por qué es importante revisar el balance de situación?

Aunque el cierre contable es a fecha 31 de diciembre para la mayoría de las mercantiles, no es recomendable esperar a dicha fecha para ponerlo a punto. Se trata de hacer una revisión uno o dos meses antes para evitar posibles sorpresas. Aunque, si somos puristas, debería controlarse mes a mes junto con la cuenta de explotación de la empresa, para que refleje la realidad en todo momento y además sirva de herramienta para la toma de decisiones. Así es como lo hacemos nosotros con nuestros servicios de contabilidad para empresas.

Debes tener en cuenta que el balance de una empresa es el reflejo de su situación en un momento determinado. Del balance de nuestra empresa extraen datos económicos terceras empresas, bancos, aseguradoras, empresas de riesgos, etc. y el mismo será el utilizado por estas para valorar sus relaciones con tu empresa durante todo el año siguiente.

Por esto es importante que la empresa no genere “dientes de sierra” en sus estados, ya que esto llamaría la atención de terceros, y si deben de reflejarse por que la situación real de la empresa así lo marquen, deberemos tener preparada nuestra explicación en caso de ser necesario, como inversiones puntuales, ventas de activos, etc.

¿Qué puntos del balance de situación debemos comprobar?

Revisar y comprobar un balance de situación meticulosamente puede llevar mucho tiempo y, dependiendo del volumen de la empresa, puede ser complicado. Por eso, aquí te dejamos los puntos más importantes (que ya son unos cuantos) que deberías revisar en tu balance.

1. Las amortizaciones de nuestros activos.

Con ellas habremos generado el gasto correspondiente a las mismas y adecuado el valor en el balance.

2. Saldos pendientes de cobro y pago.

Aquí tenemos dos grupos de cuentas:

  • El grupo 430, deberá reflejar aquellos importes pendientes de cobrar a nuestros clientes. Pudiendo de esta manera chequear si estos son reales, la magnitud de los mismos y la idoneidad de trabajar con ciertos clientes, etc. Igualmente los anticipos a clientes deberá quedar reflejados contablemente.
  • Los grupos 400 y 410, deben de reflejar aquellos saldos pendientes de pagar, lo que nos dará la cantidad pendiente y la obligación de pago a futuro. Al igual que en los clientes, los anticipos realizados a acreedores y proveedores deberán quedar diferenciados.

3. Se debe tipificar de forma correcta la deudas a corto y largo plazo.

Es decir, aquellos préstamos a corto plazo (menos de un año) y a largo plazo (más de un año) con entidades financieras y con los socios. Periodificando aquellos gastos financieros devengados pero no liquidados.

4. Valorar el stock de forma correcta.

Ya que el mismo impacta de forma directa contra nuestra cuenta de explotación, por lo que, un inventario mal realizado provocará un resultado irreal y un valor erróneo en nuestro balance. Así mismo, se deberá valorar el posible deterioro de mercancías que figurasen en el inventario.

5. Localizar y registrar gastos no deducibles.

Deben de localizarse y registrarse en cuentas especificas aquellos gastos no deducibles, como son las sanciones, multas, liberalidades, etc. debiendo de registrarse en cuentas que permitan su control.

revisar balance de situación empresa

6. Informar debidamente las operaciones vinculadas.

Las operaciones vinculadas deben de estar informadas de forma correcta en sus cuentas contables.

7. Revisar la tesorería de la empresa.

La tesorería de la empresa en balance debe de reflejar de forma veraz la existente, para ello tanto la caja como los movimientos bancarios deben de estar correctamente conciliados contablemente.

8. El asiento contable del resultado del año anterior.

Antes del cierre, se debe de haber realizado el asiento contable de distribución del resultado del ejercicio anterior. Verificando si el beneficio debe ser incorporado en las reservas legales o voluntarias.

9. Cuentas con los organismos públicos.

No menos importante es comprobar y verificar los valores que arrojen las distintas cuentas con los Organismos Públicos:

  • El IVA: las cuentas 477 y 475, así como la 472 y la 477.
  • Las retenciones tanto practicadas como soportadas.
  • Cuotas pendientes de pago de la seguridad social. A fecha 31 de diciembre, solo deberían quedar pendientes las correspondientes al mes de diciembre, ya que las cuotas de seguridad social del régimen general se pagan a mes vencido, por lo que no se abonarán hasta el último día hábil del mes de enero.

Si todos los movimientos realizados por la empresa han quedado correctamente registrados y debidamente conciliados, la cuenta 555 “partidas pendientes de aplicación” debería quedar sin saldo.

10. Revisar el impuesto de sociedades.

Y para finalizar, una vez que llegue el cierre efectivo del ejercicio, como último apunte se deberá realizar el correspondiente al Impuesto de Sociedades, teniendo en cuentas aquellas pérdidas acumuladas ejercicios anteriores.

Y tú, ¿aún no has revisado el balance de tu empresa? Si no es así, te aconsejamos que lo hagas o que se lo solicites a tu asesoría. En Confislab una de las premisas en el control de nuestros clientes, incluido dentro de nuestros servicios. Si necesitas que te ayudemos con ello sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros en el siguiente formulario.

 

Solicita INFORMACIÓN SIN COMPROMISO


    Redes SocialesBuscadoresRecomendaciónOtro

    * Campo requerido



    Chatea con nosotros
    Hola, ¿tienes alguna duda?
    Hola, 👋
    ¿Tienes alguna duda? Cuéntanos, seguro que podemos ayudarte.